X

Todo lo que debes saber sobre los bloques de yoga

Comenzar a practicar Hatha Yoga puede ser muy intimidante, ya que existen muchas asanas y técnicas que aprender. Pero, además, gran parte de las posturas requieren de mucho equilibrio, fuerza, coordinación, y principalmente flexibilidad. Es normal que al iniciar no tengamos muchas de estas capacidades y que las vayamos desarrollando en el camino. Una de las herramientas que podemos utilizar para mejorar nuestras asanas y ayudarnos en el proceso de aprendizaje son los bloques de yoga. Pero, ¿qué son y cómo se utilizan?

El yoga es una disciplina muy completa y con distintas vertientes que intenta conectar la naturaleza humana con la divina. Una de sus variaciones, llamada Hatha Yoga, se basa en el trabajo del cuerpo físico y la búsqueda del balance del mismo para encontrarnos con nuestro verdadero ser. Esta es la versión del yoga más popular y comercializada, y la que ayuda al organismo a encontrar su equilibrio óptimo. Sin embargo, es una práctica milenaria que puede tomar tiempo para aprender a realizar correctamente, y es aquí donde entran en juego los accesorios, como el bloque de yoga, para ayudarnos.

¿Qué son los bloques de yoga?

Los bloques de yoga son un accesorio muy útil dentro de la disciplina. De hecho, seguramente lo encontrarás en todos los estudios de yoga, pero no todos saben cómo se utilizan. Consisten en una forma de bloque o ladrillo que puede estar fabricado de distintos materiales, como espuma densa, madera, plástico, o corcho, y su función es asistirnos para lograr un alineamiento adecuado y dar soporte en aquellas posturas que se nos dificultan. 

¿Es obligatorio usar bloques de yoga?

Muchas personas consideran que utilizar un accesorio como los bloques es admitir una debilidad en el cuerpo. Esto no podría estar más equivocado. Aunque no es obligatorio usar bloques para disfrutar de la práctica, sí es altamente recomendado para todos aquellos que están empezando. 

Al comienzo, todos los practicantes somos principiantes, y es de esperar que nuestro cuerpo no se adapte instantáneamente a la actividad. Igual ocurre con otras disciplinas deportivas, y es necesario preparar al cuerpo progresivamente. Si tenemos en cuenta que el yoga requiere de muchos estiramientos y flexibilidad, lo menos que queremos es estirar bruscamente y provocar una lesión. Es normal que con la rutina diaria que llevamos nuestro cuerpo esté rígido y lleno de tensiones. Obligarnos a realizar posturas para las cuales el cuerpo no está listo solo causará dolor e incomodidad. 

Es aquí donde nos ayuda el bloque, dando un soporte a través de la altura para que no tengamos que estirar más de lo necesario, y también asistiendo para que tengamos el alineamiento correcto en cada movimiento. Con los bloques tenemos mayor comodidad y seguridad, teniendo la certeza de que no nos lesionamos mientras nuestro cuerpo se adapta a la actividad. Por lo tanto, aunque no es obligatorio, si consideramos que es lo más responsable y amigable que podemos hacer por nuestro cuerpo. 

¿Qué asanas podemos realizar con bloques de yoga?

Como mencionamos, el bloque nos facilita ciertas posturas para que sean más cómodas y seguras. Hay muchas formas de utilizarlo, pero en general, estas son las asanas más populares con bloques. 

Postura del bastón

Cuando comenzamos yoga lo primero que tenemos que tener en cuenta es la posición de la espalda. Todos los ejercicios requieren de buena postura corporal, por lo tanto, mantener la espalda recta es prioridad para todas las ramas del yoga. En la postura del bastón, o Dandasana, nos sentamos en el suelo formando un ángulo de 90º con los pies extendidos hacia adelante. Esta posición puede ser incómoda al principio, pero si colocamos el bloque debajo de nosotros, como un asiento, elevamos las caderas y será más fácil mantener la espalda recta. 

Postura de la pinza

Uttanasana es otra postura que al comienzo se nos hace complicada ya que no logramos tocar el piso con las manos tan fácilmente. Utilizando un bloque de forma vertical podemos encontrar un soporte más cercano y no tenemos que estirarnos hasta el suelo. Cuando esta altura se haga cómoda, puedes colocar el bloque de forma horizontal hasta que ya no lo necesites en la práctica. 

Postura del bastón en 4 puntos

Chaturanga Dandasana es una postura desafiante ya que quedamos prácticamente en posición de plancha. Es normal que durante las primeras sesiones no tengamos suficiente estabilidad y que tendamos a hundir el cuerpo. Esto hace que la columna no esté recta. Por tanto, una forma de ayudarnos en la práctica es colocando el bloque a nivel del esternón como un límite para no descender más, y también para apoyar los hombros en el lugar correcto. Si la extensión completa del cuerpo es insostenible, intenta apoyándote con las rodillas en vez de los pies. 

Postura de la luna creciente

Anjaneyasana es una postura que parece muy sencilla, pero si no cuentas con la flexibilidad necesaria, sin duda necesitarás apoyo. En esta postura es importante mantener la espalda y la cabeza recta mientras abrimos el pecho, pero si no llegamos al suelo con las manos es difícil mantenerla. Una opción es colocar los bloques debajo de las manos y así encontrar un apoyo más cercano. 

Postura del gran ángulo

Prasarita Padottanasana es una postura que nos ayuda a ganar estabilidad y fuerza en el core. Al comienzo es complicado llevar las manos hasta el suelo mientras mantenemos el equilibrio. Por tanto, una forma de comenzar a descender con seguridad, es colocando los bloques adelante en las manos y usarlos como puntos de apoyo. Ubica los bloques a la altura que se te haga más cómodo, y luego ve descendiendo progresivamente. 

Postura del puente

Setu Bandha Sarvangasana es una postura que muchos principiantes realizan erróneamente, ya que se piensa que el esfuerzo debería estar dirigido hacia la espalda. Esto puede causar lesiones y malestares en la zona lumbar. La fuerza para mantener esta posición proviene de las piernas, por tanto, para corregir la postura, podemos utilizar un bloque entre los muslos. Esto hará que apliquemos el esfuerzo en las piernas intentando que no se caiga el bloque, y poco a poco durante la práctica iremos adquiriendo más fuerza. 

Estas son tan solo algunas de las posturas que se benefician de los bloques de yoga. Sin embargo, existen muchas otras que se pueden mejorar con el uso de estos. En nuestra tienda Ayara tenemos distintos artículos deportivos que te pueden asistir en tu práctica, incluyendo bloques de yoga. Si deseas tener más información al respecto, te invitamos a que veas nuestro catálogo aquí.

Carrito de compra
Scroll to Top