X

¿Por qué es importante calentar antes de hacer ejercicio?

Seguramente has escuchado muchas veces que calentar antes de hacer ejercicio es muy importante porque nos ayuda a prevenir lesiones. Sin embargo, el calentamiento es uno de los pasos del entrenamiento que más se ignoran, ya sea por no tener suficiente tiempo, descuido, la emoción de comenzar a ejercitar o ignorancia. Pero, ¿exactamente por qué es importante calentar antes de hacer ejercicio? ¿Qué beneficios obtenemos al realizarlo? 

En Ayara queremos que todos tus entrenamientos sean óptimos y eficientes. Por eso, aquí te explicaremos la importancia del calentamiento, sus beneficios, y cuál es la mejor forma de realizarlo. 

Importancia del calentamiento

Antes de realizar cualquier tipo de actividad física es importante preparar el cuerpo de forma adecuada. Si ejecutas un movimiento bruscamente y los músculos no están en condiciones para hacerlo, puedes causar lesiones graves, como desgarros, torceduras, esguinces o inclusive fracturas. Es por esto que todos los profesionales del deporte recomiendan hacer un calentamiento previo de todo el cuerpo antes de embarcarte en cualquier ejercicio.

Cuando hacemos ejercicio previo, el movimiento progresivo hace que nuestro cuerpo comience a entrar en calor poco a poco. La circulación y la frecuencia cardíaca aumenta, al igual que la temperatura. El ejercicio hace que se descomponga el complejo químico del oxígeno, haciendo que más cantidades de este lleguen a todos los músculos. Por tanto, obtenemos mayor irrigación sanguínea y oxígeno en todo el organismo, lo cual es una preparación adecuada antes de realizar cualquier entrenamiento o deporte. Es gracias a este gran flujo de oxígeno que sentimos mayor energía, fuerza y potencia. 

Beneficios del calentamiento antes de hacer ejercicio

Existen muchos beneficios de hacer un calentamiento previo, pero entre los más relevantes están:

  • Preparación del corazón: el calentamiento prepara al corazón de forma progresiva y sin estrés. Poco a poco se aumenta el ritmo cardíaco y de esta forma se protege a todo el sistema circulatorio. Al evitar los movimientos bruscos, eliminamos el estrés y prolongamos la salud del corazón.
  • Aumenta el oxígeno: la actividad hace que se descomponga el oxígeno que se encuentra en la sangre y este elemento se encuentra más presente para todos los músculos y órganos que lo necesiten.
  • Evita lesiones: al preparar tu cuerpo adecuadamente, adquieres flexibilidad en músculos, ligamentos y articulaciones. Por tanto, puedes evitar posibles lesiones, torceduras o fracturas.
  • Cambio hormonal: el calentamiento previo hace que comiences a producir las hormonas necesarias para tu entrenamiento. Se libera cortisol y adrenalina, responsables del nivel de energía en tu cuerpo, de que seas capaz de realizar ejercicios de alta intensidad, y de soportar entrenamientos de larga duración.
  • Reducción de dolor: se ha comprobado que el calentamiento ayuda con la reducción del dolor post-entrenamiento. Esto se debe a que el músculo está preparado, flexible, y que la sangre fluye constantemente. Los estiramientos antes y después del ejercicio ayudan a evitar lesiones, y el dolor que conllevan, y también a remover el ácido láctico que se produce después de ejercitar.
  • Reducción de fatiga: calentar ayuda a activar el cuerpo y reducir la fatiga. Pero además, también ayuda a reducirla después del entrenamiento y que sientas menos cansancio.
  • Preparación mental: el calentamiento da tiempo de prepararnos mentalmente. Algunos estudios comprobaron que la visualización previa de los movimientos que realizaremos pueden ayudarnos a alcanzar mejores resultados y tener mayor rendimiento. 

¿Cuál es la mejor forma de calentar?

Existen muchas actividades y formas de calentar antes de entrenar. Dependiendo del tipo de deporte que realizarás, puedes elegir cómo calentar. Lo ideal es adaptar nuestro calentamiento al ritmo e intensidad de nuestra rutina de ejercicios. De esta forma, puedes ajustar tu cuerpo exactamente a lo que necesitas. 

Por ejemplo, si te preparas para una actividad de bajo impacto, como pilates o yoga, entonces puedes comenzar con un estiramiento de todo el cuerpo. Estirar por unos 5 segundos cada parte de tu cuerpo hará que la sangre comience a fluir y sentirás mayor movilidad. Si algunos movimientos están cerrados o tensos, mantén el estiramiento por 10 segundos o hasta que sientas el músculo ceder un poco. No es necesario que dures mucho tiempo calentando, con 10 o 15 minutos ya tu cuerpo estará listo. 

Si te preparas para un entrenamiento de alta intensidad, entonces la mejor recomendación es comenzar con estiramientos y luego agregar ejercicios de velocidad. Por ejemplo, comenzar con estiramientos para todo el cuerpo, manteniendo cada uno durante 10 segundos. Luego, puedes agregar saltos, como saltar la cuerda; correr por intervalos; trotar o caminar rápidamente. El calentamiento en total puede durar unos 20 o 30 minutos, pero hay que cuidar de no agotar nuestra energía antes de comenzar la actividad como tal. 

Con estos consejos estamos seguros que podrás aprovechar todos los beneficios de calentar antes de enetrenar, y que tu rendimiento y experiencia será más satisfactoria realizando estos cambios en tu rutina. 

Carrito de compra
Scroll to Top