X
estiramientos espalda | La importancia de los estiramientos, espalda y cuerpo en general

La importancia de los estiramientos, espalda y cuerpo en general

Hagamos ejercicio dónde demos un descanso a nuestra espalda; en específico a nuestra columna vertebral que en ocasiones suele presentar dolor debido a una mala posición o a ejercicios que no se han realizado de manera correcta.

El dolor de espalda puede llegar a ser discapacitante e incluso afectar hasta la zona de la pelvis y cuello dependiendo de cada persona, pero tenemos un plan para ayudarte si es tu caso y alguna información precisa para aliviar el dolor de espalda con estiramientos.

Si bien hay productos que pueden ayudar a mitigar un poco estas dolencias, hay posiciones (algunas que incluyen las rodillas dobladas) que son mucho más efectivas parra ayudarte a prevenir el dolor de espalda o mitigarlo.

Consejos para realizar un buen estiramiento de espalda en el suelo

El dolor de espalda es común para muchas personas. A veces nos despertamos con ellos, otras veces aparecen durante el día, y no puedes olvidar que están ahí, ¿verdad? ¡Parece que solo un analgésico o un masajista pueden resolver el problema!

Pero si estos dolores solo aparecen algunas veces, podría ser señal de que dormiste en una mala posición o hiciste un movimiento ligeramente torcido al darte la vuelta, ponerte en cuclillas o ponerte de pie.

Además, pueden aparecer después de pasar mucho tiempo frente a la computadora o usando el celular con la columna o cadera en mala posición. De igual forma, también puede presentarse justo después de caminar o de hacer otro ejercicio cuando te olvidas de enfriar los músculos.

Por tanto, es precisamente de los estiramientos de los que vamos a hablar en el artículo de Ayara de hoy. Sirven como prevención del dolor o también ayudan a aliviar el dolor después de que aparece.

Pero antes, recuerda que si el dolor persiste, es mejor buscar a un especialista, ya que el problema puede ser otro. Y cuanto antes lo descubras y lo trates, mejor será para resolverlo. Vamos a ello.

6 estiramientos para reducir o eliminar el dolor de espalda

1 – De pie, junta las piernas y manda la columna hacia delante con una ligera curva, sujetando los tobillos o con los brazos estirados hacia el suelo. Mantén tu cabeza alineada con tu columna. Permanece en dicha posición durante 15 o 30 segundos y regresa lentamente.

2 – De pie, estira el cuello hacia un lado como si quisieras tocar un hombre, hasta sentir que se estira los tendones. Quédate unos segundos así y repite del otro lado. Luego, muévete hacia adelante, tratando de poner tu barbilla sobre tu pecho.

3 – De pie, estira los brazos hacia arriba, apoyándote en algún lugar como la parte superior de una puerta y vas a mantener los pies apoyados en el suelo. La columna se curvará hacia atrás. Permanece en dicha posición durante 15 a 30 segundos.

4 – Siéntate en el suelo, estira las piernas hacia adelante, cerradas o separadas, y lleva las manos a los pies, tanto como puedas. Si lo haces con las piernas separadas, toma una mano a la vez. Permanece en esa posición durante 15 o 30 segundos y regresa lentamente.

5 – Acuéstate boca arriba y lleva una rodilla a la vez hacia tu pecho, sosteniéndola con las manos. La otra pierna debe estar apoyada en el suelo y la cabeza debe permanecer recta, mirando hacia arriba.

6 – Todavía acostado boca arriba, extiende los brazos a los costados y levanta ambas piernas hacia arriba. Permanece en esa posición durante unos segundos.

Al hacer los estiramientos, respeta los límites de tu cuerpo, sin esforzarte demasiado.

Otros movimientos que te ayudan a aliviar el malestar en tu espalda

Caminar

Se ha demostrado que el simple hecho de caminar a paso firme, ayuda a aliviar el dolor de espalda y también cuando hay molestia lumbar. Es lo más sencillo que puedes hacer y que deberías incluir en tu rutina diaria. Sal a caminar después del trabajo o cuando tengas alguna otra actividad fuera de casa. Caminar te ayuda a fortalecer los músculos que mantienen el cuerpo con estabilidad de la columna.

Tomar un descanso del descanso

Sentarse por períodos prolongados, sobre todo cuando estamos muchas horas en el trabajo, ejerce presión sobre la columna y puede causar dolor en la parte inferior de la espalda. Para aliviar esta presión, toma descansos de manera intermitente levantándote y caminando un poco.

Estiramiento

La columna y todo el sistema músculo esquelético está diseñado para moverse, por lo que quedarse quieto solo va a empeorar el dolor. Prueba los estiramientos de espalda simples que te dimos antes para ayudar a aliviar el dolor y mejorar el movimiento. Recuerda hacerlo despacio, no te estires mucho si sientes dolor constante durante el ejercicio y siempre regresa a la posición inicial con sumo cuidado.

Rodillas contra el pecho

Una de las mejores posiciones que puedes hacer es ponerte boca arriba con las rodillas dobladas al pecho en posición fetal; así vas a mantener la posición durante 20 o 30 segundos, y después harás el mismo movimiento usando solo una pierna, continúas con la otra una vez pasado ese tiempo. con la otra pierna.

Nadar

La natación puede ser un gran ejercicio para ayudarte a aliviar el dolor de espalda y cualquier músculo porque al ejercitarte no hay presión en la columna vertebral y la espalda, esto porque el agua sostiene el cuerpo.

No obstante, es importante tener asesoramiento sobre la técnica que debes hacer, ya que algunos tipos de movimientos bajo el agua pueden ejercer presión sobre la espalda y cuello.

Descubre los beneficios de los estiramientos

Encontrar motivación para ir al gimnasio a hacer ejercicio o asistir a una clase grupal a veces es bastante difícil. ¿Te imaginas dedicar esos minutos extra a estirar antes y después del entrenamiento? Pon tus manos en tus pies, gira tu torso hacia la izquierda, luego hacia la derecha…

Si, son movimientos simples pero poderosos. Ten en cuenta que con los años, el ejercicio se volvió menos constante porque esto solíamos hacerlo mucho cuando éramos niño, ¿lo recuerdas?

Sin una buena sesión de estiramiento y tracción, el cuerpo puede sufrir calambres y sentirse más tenso que nunca al día siguiente.

Así que la próxima vez que hagas actividad física, no subestimes los beneficios del estiramiento para espalda y el resto de tu cuerpo como lo hemos dicho antes.

1. Antes de entrenar, los estiramientos preparan el cuerpo

Los estiramientos son un tipo de reproducción a baja escala de los movimientos de los ejercicios regulares que harás. Esto aumenta el flujo de sangre a los músculos y lubrica las articulaciones, una gran ayuda para mejorar el rendimiento y prevenir lesiones de una sola vez.

Si sufres de dolor después del ejercicio es porque tal vez no estás estirando del todo bien, así que unas repeticiones previas mejorarán las condiciones de tu musculación.

2. Estirarse después de hacer ejercicio puede aliviar el dolor de espalda y músculos.

Al comprometerse a estirarte después de tu entrenamiento, ganas elasticidad y flexibilidad en el tejido muscular y las articulaciones. Además que ayudas a mejorar la salud de la columna vertebral. Esa es la receta para aliviar el dolor muscular que eventualmente puede aparecer en tu cuerpo.

El estiramiento hace que los músculos trabajados se relajen. Así entrenas con total seguridad y puedes continuar al día siguiente completamente recuperado y con un buen movimiento músculo esquelético.

3. Mejorar tu estado de ánimo

Mente y cuerpo, como sabes, están íntimamente conectados. Y la ciencia ya ha demostrado que, aunque el cerebro es responsable de los comandos motores, el movimiento del cuerpo puede afectar la forma en que el cerebro piensa y siente.

Después de todo, el ejercicio físico mejora la salud mental. El estiramiento, en particular, puede reducir el estrés emocional que a menudo se manifiesta en dolor físico y mucho más cuando hablamos de dolor de espalda baja que a veces puede ser somatizado por algún malestar emocional.

4. Tu cuerpo funciona correctamente

Estamos seguros que esto no lo esperabas: el estiramiento también produce un masaje involuntario (¡pero muy beneficioso!) en los órganos internos de tu cuerpo, como los intestinos y el páncreas.

Los movimientos que se realizan en el intestino facilitan el correcto tránsito de los alimentos que ingerimos, mientras que en el páncreas ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Para las mujeres, un extra: los estiramientos de tronco y vientre, reducen los cólicos menstruales.

Carrito de compra
Scroll to Top