X
calentamiento de munecas 1 | Ejercicios de calentamiento de muñecas

Ejercicios de calentamiento de muñecas

El calentamiento es la parte más importante del ejercicio y del entrenamiento, pues mejora el rendimiento y disminuye el riesgo de lesión. Si vas a hacer trabajo con peso, la muñeca es una de las articulaciones más importantes a calentar.

Tradicionalmente sabemos que el calentamiento incluye un movimiento hacia un lado, hacia abajo y hacia arriba que ayuda a que la articulación se prepare para el trabajo. Los dedos también deberían tener un calentamiento por lo que queremos ampliar mucho más la información al respecto y así lograr los objetivos correctamente.

Cuida la salud de tus manos con movimientos de calentamiento de muñecas

A continuación te vamos a mostrar algunos estiramientos que puedes hacer para calentar las muñecas y dedos. El estiramiento te puede ayudar a reducir lesiones directos en los brazos, y por supuesto también con las muñecas.

No realices ningún ejercicio que implique fuerza en brazos si no has hecho un precalentamiento.

Calienta las muñecas

Antes de empezar a entrenar, haz algunos movimientos sencillos y sin peso para calentar. Gira las muñecas, haz extensiones y flexiones, etc. De esta manera, los músculos se relajarán y estarán más preparados para lo que viene a continuación en el entrenamiento.

Extensiones de muñeca.

El estiramiento es un ejercicio simple y casero para aumentar la flexibilidad de los músculos del antebrazo. Empieza por ello y avanza en los entrenamientos poco a poco.

Descansa la parte exterior de tu antebrazo sobre una mesa o sobre una pierna. Gira la palma de la mano hacia arriba y alinea la mano con los brazos.

Coloca un peso ligero en esa mano y bájalo lentamente. Después de cinco segundos, vuelve a la posición inicial para hacer dos series de diez a 15 repeticiones lo puedes hacer cuatro o cinco veces por semana con cada muñeca para un mejor entrenamiento.

Haz ejercicios radiales.

Los ejercicios radiales son similares a las extensiones, pero implican un movimiento y una dirección diferentes. Este tipo de ejercicio es muy común en los entrenamientos de fisioterapia y rehabilitación tras lesiones y accidentes y también se puede realizar en casa sin ningún problema.

Vas a tomar una mancuerna y párate con los brazos a los lados. Inclina el peso hacia el techo, luego bájalo lentamente. Haz dos series de diez a 15 repeticiones cuatro o cinco veces por semana con cada muñeca.

Mueve las muñecas de arriba hacia abajo.

Esta es una excelente manera de estirar las muñecas al final de tu entrenamiento y así reducir el riesgo de lesiones o dolor. Repite el movimiento cada vez que termines de hacer los otros ejercicios.

Coloca una mano sobre la otra, con la palma flexionada hacia la muñeca. Aplica un poco de presión a la extremidad para inmovilizarla y baja el antebrazo para aumentar el ángulo. Permanece así durante seis a diez segundos, vas a detenerte y a repetir con el otro brazo.

Estira tus muñecas.

Esta es una de las partes más importantes del entrenamiento con pesas, especialmente si tus muñecas no son tan fuertes. Así que estíralas cada vez que entrenes.

Arrodíllate y coloca las manos en el suelo, con los dedos hacia los muslos. Estira los brazos, bloquea los codos y empuja un poco (sin exagerar) durante 15 segundos.

Una vez que te sientas cómodo con este movimiento, intenta extender las piernas y bajar las caderas hasta el suelo, mientras levantas el torso y continúas estirando los brazos. Esta es la famosa “postura de la serpiente” en yoga y es muy efectiva.

Ten paciencia.

Ganar fuerza en las muñecas lleva un tiempo. No obtendrás el efecto que deseas después de uno o dos días. Debes ser constante, pero no apresurarte en todo. Dedícate a entrenar y no faltes al gimnasio sin motivo.

Carrito de compra
Scroll to Top