X

¿Cómo empezar una vida fitness?

Tener un estilo de vida saludable parece un reto casi imposible, pero cada día más personas quieren intentar llevar una vida fitness. Muchos comienzan, pero a las pocas semanas abandonan por cansancio o al no ver los resultados que esperan. ¿Existe un método para empezar una vida fitness con buen pie? Aunque no hay una fórmula mágica que le sirva a todo el mundo, si podemos seguir una serie de recomendaciones que nos ayudarán a adquirir buenos hábitos y a mantenernos constantes. 

Llevar una vida fitness no tiene que ser complicado, si conoces las claves y los trucos para hacerlo sustentable y progresivo, te aseguramos que podrás establecer una nueva rutina que te ayude a mejorar tu salud y a lograr los objetivos que deseas. En Ayara queremos ayudarte a comenzar en este camino, y por eso en este artículo te daremos los mejores consejos para establecer cambios permanentes, te diremos los factores a tomar en cuenta, y cómo mantener la constancia y la motivación. 

Preparación antes de comenzar

Aunque parezca sin importancia, la preparación y organización antes de comenzar tu vida fitness es uno de los pasos más esenciales. Tener un plan te ayudará a definir qué hacer cada día, en vez de improvisar, y al mismo tiempo te ayudará a ser constante. Existen varios puntos a tener en cuenta, como por ejemplo, tus objetivos, el entrenamiento, la dieta, el ritmo que deseas llevar y los días de descanso. 

Objetivos y prioridades

¿Cuáles son tus razones para llevar una vida fitness? ¿Qué deseas lograr? Todos tenemos motivaciones diferentes. Algunos quieren bajar de peso, otros ganar masa muscular, y otros solo quieren mantenerse saludables. Saber cuáles son tus objetivos te ayudará a determinar qué tipo de entrenamientos hacer, el ritmo, y la alimentación adecuada para lograrlo. 

La planificación y la dieta para bajar de peso no es igual a la de aumentar masa muscular o mantenerse. Entonces, saber tus metas te ayudará a estructurar un programa a tu medida. 

Entrenamiento

Si no sabes cómo empezar una vida fitness, nuestra recomendación es tener a mano un plan de entrenamiento. Primero deberás definir si entrenarás en casa o en el gimnasio, y luego en base a eso, diseñar un plan de ejercicios que te ayude a alcanzar tu meta, teniendo en cuenta qué áreas o zonas trabajarás cada día y cuáles serán los días de descanso. 

Si crear un plan de entrenamiento es muy complicado, puedes consultar con un entrenador profesional o investigar en Internet. Sin importar qué tipo de ejercicios quieras realizar, te aseguramos que en línea encontrarás rutinas, tutoriales y demás para principiantes o avanzados. En nuestro blog encontrarás artículos con rutinas y ejercicios que te ayudarán en este proceso. 

El tipo de ejercicio que quieras realizar también depende de tus objetivos. Los ejercicios de cardio son excelentes para perder peso y ganar mayor capacidad. Los entrenamientos de fuerza te ayudan a aumentar la masa muscular y tonificar el cuerpo. Y las disciplinas como el yoga o pilates te ayudan a encontrar mayor estabilidad, elasticidad, confianza y tranquilidad.  

Ritmo e intervalos

Ya mencionamos que tu programa debe definir los ritmos e intervalos de descanso. Pero, ¿exactamente a qué nos referimos? Antes de comenzar el estilo de vida fitness, debes saber muy bien cuántos días a la semana puedes entrenar, más la intensidad de cada día. Al principio es normal que nos precipitemos y queramos entrenar todos los días, pero esto no es recomendado. 

Al inicio, la constancia juega un rol esencial. Por lo tanto, si en tu primera semana entrenas todos los días con alta intensidad, es probable que la segunda semana no quieras entrenar en absoluto. Tu cuerpo no está adaptado a esa cantidad de ejercicio, tendrás cansancio y dolor, y al final te desmotivarás por no poder continuar.  

Lo importante es establecer un ritmo estable, constante, pero que esté adaptado a tu nivel. Si quieres perder grasa, entrenar 4-5 días a la semana está bien con una intensidad media-baja, incluyendo ejercicios de cardio. Si quieres ganar masa muscular, 3-4 días a la semana está bien con una intensidad media-alta. Si solo quieres mantener tu estado físico y mejorar tu bienestar, puedes elegir hacer ejercicio entre 3 y 5 días a la semana con una intensidad media-baja.

Artículos deportivos

Dependiendo del tipo de ejercicios que vas a realizar, es posible que te plantees adquirir artículos deportivos o accesorios. Estos no son obligatorios, pero sin duda pueden ayudarte a mejorar tu rendimiento y conseguirás mejores resultados en menos tiempo. Tampoco es necesario invertir mucho dinero en varias máquinas, simplemente debes conseguir los accesorios correctos. 

Por ejemplo, si quieres realizar cardio, una bicicleta de spinning estática puede ser de gran ayuda. Si no cuentas con tanto espacio, una cuerda para saltar será tu mejor amiga. Pero, si lo que quieres es ganar peso o tonificar, entonces las mancuernas o las ligas de resistencia serán la inversión correcta. 

También existen otro tipo de accesorios que son adecuados para mejorar la postura o llevar tu ejercicio a otro nivel. Utilizarlos significa realizar un mayor esfuerzo, como por ejemplo, la pelota de yoga y pilates; el bloque de yoga; o la rueda de yoga. 

En nuestra tienda contamos con un gran cantidad de accesorios deportivos de primera calidad que te ayudarán a maximizar tu entrenamiento. Si deseas tener más información al respecto, puedes consultar nuestro catálogo aquí. 

Alimentos y nutrición

Muchos profesionales opinan que la dieta es la clave para conseguir los resultados que deseas, y nosotros opinamos igual. La alimentación es un factor fundamental, ya sea que quieras perder o ganar peso. Por tanto, antes de comenzar el estilo de vida fitness te recomendamos que definas el tipo de nutrición que se adapte a tus necesidades y realiza una planificación al respecto. Esto puede lucir como hacer una lista de compras con alimentos específicos, realizar mealprep, o detallar qué comer cada día. 

En general, lo ideal es tener una dieta basada en comidas naturales, es decir, alejarnos lo más posible de los procesados y ultraprocesados. Una dieta enfocada en proteínas animales o vegetales, verduras, frutas, y grasas saludables nunca va a fallar. Lo importante será encontrar el balance y las proporciones correctas para conseguir tu objetivo. 

Si no sabes qué tipo de alimentación es la adecuada en tu caso, te recomendamos consultar con un profesional en nutrición. Este puede indicar qué comidas serán las mejores, las proporciones correctas, y además puedes consultar acerca del consumo de proteínas en polvo o suplementos, en caso de que te interese utilizarlos. 

Dependiendo de tus metas, el consumo de suplementos pueden ser una gran ayuda en la alimentación. Te pueden ayudar a perder peso, quemar grasa, ganar músculo y fuerza. Muchas personas que están comenzando su vida fitness no se interesan en ellos, pero a largo plazo pueden ofrecer muchos beneficios. 

¿Cómo mantener el estilo de vida fitness?

Ya vimos cómo empezar una vida fitness, y te garantizamos que al planificar los puntos anteriores, tendrás una estructura estable y confiable para empezar. Pero una vez que tenemos todo, ¿cómo hacemos para mantenerlo? Seguramente te ha pasado que ya has intentado un par de veces en tu vida ser fitness, pero al tiempo abandonas. Hay distintos factores que pueden ser la causa. 

Cambios progresivos

Si hay algo que necesitamos reiterar muchas veces es que es fundamental hacer cambios poco a poco. Cambiar tus hábitos toma tiempo y puede ser complicado, y si decides cambiarlos todos en simultáneo, no será sostenible. Por tanto, es mejor realizar pequeñas modificaciones e ir avanzando poco a poco. Esto aplica para las dietas y para el ejercicio. 

Si vas a reducir el consumo de alguna comida, lo mejor es buscar algún reemplazo saludable o reducirlo paulatinamente. De igual forma, al entrenar, lo mejor es comenzar con poco e ir aumentando el peso o la intensidad progresivamente. 

Planificación y estructura

El segundo factor que puede hacer que abandones rápido es la falta de conocimiento y organización. Muchas personas empiezan sin saber muy bien el ćomo o el por qué. Es probable que al pasar los días te des cuenta que no sabes cómo realizar algunas actividades o ejercicios correctamente, o no tengas una idea clara sobre cómo continuar a largo plazo. 

Es por eso que nuestra recomendación más importante es crear una estructura previa. Con ella ya sabrás qué entrenar, cómo, cuándo, la intensidad, el ritmo, y qué tipo de alimentación tendrás cada día. Es decir, el factor “principiante” lo hemos eliminado por completo. Tener una estructura te dará más confianza sobre cómo avanzar cada día de la semana, además de proveer un programa donde puedas notar tu progreso. 

Paciencia

Si estás buscando resultados inmediatos, entonces es probable que abandones la vida fitness a las pocas semanas. Cada cuerpo tiene un metabolismo diferente, y es necesario que se adapte poco a poco al nuevo ritmo y actividad que quieres alcanzar. Por lo tanto, es necesario tener paciencia y pensar a largo plazo. Al final, lo importante es tu bienestar y no los resultados instantáneos. 

Los cambios bruscos y las medidas extremas hacen que tu cuerpo entre en un estado de estrés o supervivencia, lo cual puede dificultar tu progreso. Inclusive en el caso de las dietas, si es un cambio radical, es probable que veas un cambio drástico en tu cuerpo, pero luego obtendrás el conocido “efecto rebote” y volverás al estado inicial. Por lo tanto, lo mejor es hacer cambios progresivos y esperar que el cuerpo se adapte al nuevo ritmo. 

Motivación

Otro factor similar al anterior es la motivación. Muchas personas abandonan por no tener la “motivación” de entrenar. Varios estudios han comprobado que la motivación no ocurre antes de la actividad, sino durante. Es decir, para encontrar motivación, debemos empezar a ejercitar. Una vez comencemos la actividad, nuestro cuerpo libera diversas hormonas que nos ayudarán a obtener más energía y a sentirnos más felices, como dopamina y serotonina. Cambiar estos pensamientos y saber que no debemos esperar por la inspiración puede hacer una gran diferencia. 

La motivación comienza a jugar un rol menor cuando se crea un hábito, por lo cual recomendamos tener una estructura o una planificación las primeras semanas. La disciplina tiene más peso que la motivación. Si logras llevar una vida fitness por un mes, es probable que las siguientes semanas ya estés acostumbrado a tus nuevas rutinas. 

Descanso

A lo largo de este artículo hemos hablado de la importancia del descanso, y sin duda, este puede ser un factor que te haga abandonar. Al comienzo es normal que queramos entrenar con gran intensidad todos los días, pero esto significa que nuestro cuerpo no tiene el debido descanso. 

No solo descansar es necesario para que tu cuerpo y tus músculos se recuperen, sino que también es necesario para evitar el burnout. Como mencionamos, comenzar la vida fitness significa pensar a largo plazo y entender que esto no es un capricho, sino una nueva forma de vivir. Por lo tanto, no hay apuro en entrenar lo más rápido e intenso posible. Programar tus días de descanso será tan importante como tus días de ejercicio. Al realizar cambios progresivos y darle tiempo a tu cuerpo para la recuperación y adaptación, lograrás tus objetivos en poco tiempo. 

Con todos estos consejos podrás comenzar tu nueva vida fitness con buen pie y sin mucho esfuerzo. Al tener los pasos previos resueltos, podrás comprobar por ti mismo que tus objetivos se sentirán alcanzables y posibles, y ya no será tan intimidante realizar este cambio. Sabemos que sin importar cuáles sean tus objetivos, podrás mantenerlo por mucho tiempo con estas recomendaciones, y lograrás encontrar un buen estado físico y bienestar a lo largo de tu vida.

Carrito de compra
Scroll to Top